fbpx

Un año con Schopenhauer

La novela comienza con el personaje principal, Julius Hertzfeld, de 65 años de edad y Terapeuta Grupal de mucha experiencia. Recientemente ha sido diagnosticado con cáncer y se le ha dado un año de vida, al menos con buenas condiciones.  

¿Qué se puede hacer con un año de vida? Julius repasa su carrera como terapeuta y se pregunta sobre el impacto que podría haber tenido o tuvo como terapeuta, si había curado a personas o al menos brindado algún grado de ayuda. Este autoexamen, que todos nosotros hacemos al menos una vez en la vida, lleva a nuestro protagonista a descubrir un archivo antiguo que se remonta en el tiempo veinte años atrás, se trata de un paciente que pasó tres años de terapia con él, pero que no terminó el tratamiento puesto que lo que el Dr. Hertzfeld le ofrecía era insuficiente o parecía que no estaba ayudando.

(más…)

Alimentos que mejoran la salud de tu cerebro

Algunos de nosotros quisiéramos tener una píldora mágica como en la película Sin Límites (2011) que nos aumentara la inteligencia, borrara cualquier deterioro cognitivo y que garantizara su salud. Lamentablemente la píldora no existe y ningún alimento puede prometer eso, aunque sí existen algunos que mejoran la salud de nuestro cerebro, lo cual hace muy importante el incorporarlo a nuestra ingesta cotidiana.

Investigaciones como la realizada por el MIT[1] (Massachusetts Institute Technology, por sus siglas en inglés) han demostrado que existen alimentos que pueden beneficiar a varios sistemas, como lo es el caso de los alimentos ricos en magnesio que no solo ayudan a la preservación de la memoria, la disminución de este mineral está relacionada con casos de asma, alergias y arritmias cardíacas.  

(más…)

¿Cómo puedo saber si soy víctima del gaslighting?

Hola, me llamo Carlos. He leído sobre el gaslighting, creo que mi pareja lo hace conmigo ¿Cómo puedo detectarlo?

Carlos, muchas gracias por escribirnos,  para empezar es importante recordar que el gaslighting es un tipo de manipulación y abuso psicológico en la que una persona intenta cambiar la realidad con la finalidad de confundirla para que dude de su percepción, su memoria e incluso cuestione sus habilidades mentales.

El término retoma la premisa de la obra teatral, “Gas Light” de Patrick Hamilton.  La historia arranca en Londres en 1880, en la casa de Jack Manningham y su esposa Bella, justo al final de la tarde, momento que Hamilton describe  como el tiempo “antes del débil amanecer de la luz del gas y el té”. Jack reprocha la “falta de atención” de Bella y detona su ansiedad escondiéndole sus joyas, desapareciendo constantemente e incluso bajando la intensidad de la luz, para luego asegurarle que ella está imaginando que la luz de gas de la casa se esta apagando.

(más…)

¿Cómo perdí mi intuición?

La intuición, algunas personas la identifican como esa voz sabia en nuestro interior, otras personas la asemejan como una voz creadora que nos afianza y nos hace generar motivaciones trascendentes; la percibimos en nuestra infancia y hasta en la adolescencia, pero en la adultez muchas personas ya no la distinguen y eso las trae a terapia.

La pérdida de la intuición, o mejor dicho bajarle el volumen a la voz de la intuición, tiene muchas explicaciones. En el consultorio he escuchado los distintos momentos en que “mutear” a la intuición parecía la forma más sensata de seguir adelante, por ejemplo, cuando mi padre me vio a los ojos y me dijo que dejara de soñar y que pusiera los pies en la tierra, cuando mi maestra me rompió mi dibujo porque no era lo que me había pedido, cuando personas que no conocía me vieron con desprecio porque le dije a alguien que lo que estaba haciendo estaba bonito, cuando mi madre, abrumada por su día a día, me dijo que tenía que crecer de una vez para que pudiera hacerme cargo de mis hermanas.

Silenciamos la voz de la intuición para poder sobrellevar la realidad. Es un proceso adaptativo, de alguna manera llegamos a pensar que es importante obedecer a esos adultos para que no corramos peligros innecesarios.

Con el pasar de los días, la autenticidad y la intuición quedan tapadas hasta para nosotros mismos.

(más…)

Infidelidad, ¿Por qué duele tanto la traición?

Antes los matrimonios eran contratos económicos y sociales que podían durar la vida entera, dichos contratos incluso iban de la mano con la reproducción e incluso eso aseguraba la unión. Hoy en día la enorme mayoría de los matrimonios se realizan por voluntad y por amor y ya no tienen en sus espaldas la necesidad de la concepción. Esta evolución conceptual ha generado que, para muchas uniones, se aparezca una fecha de caducidad no siempre visible para las dos partes de la pareja. Y se dice que cuando el amor acaba, la infidelidad aparece.

Muchas personas que han sufrido una infidelidad por parte de su pareja deciden dar por terminada la relación, otras se quedan a renovar los lazos que pudieron estar rotos antes de que la infidelidad se presentase y por supuesto, los lazos rotos que deja el acto de ser infiel.

Janis Abraham Spring -autora del libro After the Affair-, pone en manifiesto el sufrimiento de quienes lo viven de la siguiente forma: “Arrasada […]queda la convicción de que tú y tu pareja eran el uno para el otro, que nadie podía hacerlos más felices, que juntos formaban una unión que no podía ser separada. La infidelidad marca la partida de dos inocentes ilusiones -que tu matrimonio es excepcional y que eres único y atesorado- “.

El dolor de la mentira

(más…)

¿Cómo puedo hablar con mi hijo sobre el contenido que ve en internet?

Soy Ericka, tengo un hijo de 12 años y, revisando el historial de su computadora, descubrí que ha estado viendo material para adultos. Me sorprendió, no sé cómo abordarlo. Entiendo que debe sentir mucha curiosidad, pero pocas veces me ha preguntado sobre el tema, sólo a veces me muestra algunos TikToks que tienen connotaciones sexuales o de doble sentido. Platicando con algunas mamás de sus amigos, hemos visto que es un tema que ahorita les llama mucho la atención, ¿Cuál es el momento adecuado para hablar con él? Me preocupa el tipo de información que está recibiendo.

Hola, Ericka, muchas gracias por escribir y por compartirnos este tema tan importante.

(más…)

El caos nos da la oportunidad de reaccionar a nuevas adaptaciones personales.

Reflexiones de un Agilista mexicano.

Ivan Samkov en Pexels

Lamentablemente la pandemia del COVID nos ha alterado a todos, con impactos muy variados que van desde el dejar de hacer ciertas actividades, hasta eventos dramáticos que dejan una huella profunda y afectaciones de por vida, tragedias y sí, me refiero a los dolorosos fallecimientos. El cambio que sin duda estará siempre latente, pero cambios tan abruptos, tan disruptivos, inesperados y con panoramas que en ocasiones son desalentadores, nos perturban y provocan el sentirnos dentro del ojo del huracán o ser parte de la tragedia misma.

¿Qué sucede cuando tantos cambios se vuelven un caos en todos nuestros contextos?

(más…)

Cuando nuestro niño interno dirige nuestra vida

En otro momento abordamos porqué era necesario entrar en contacto con nuestro niño o nuestra niña interna y las ventajas que esto conllevaba para el día a día. Hoy hablaremos del otro extremo, cuando el niño interno toma el timón de nuestra vida.

En pocas o en muchas ocasiones hemos sentido que cuando surge un problema nos volvemos demasiado pequeños como para hacerle frente, o cuando alguien nos rechaza sentimos toda una oleada de emociones que nos devuelven a nuestra infancia, e incluso, nos podemos comportar como en ese entonces. Queda claro que lo que aflora en ese momento de nosotros tiene poco que ver con las circunstancias actuales.

Consecuencias de la sobreidentificación con nuestro niño interno

Que exista un niño que dirija nuestra vida hace muy difícil que se pueda tomar la responsabilidad de nuestros actos y decisiones, aunque no es la única desventaja. Tener al mando a un niño o a un eterno adolescente tiene otras consecuencias:

(más…)

¿Qué hago para balancear mi profesión con mi trabajo de mamá?

Rocío nos pregunta:

¡Hola! Soy mamá de dos hijos, uno en quinto de Primaria y la otra en primero de Secundaria, tengo jornadas laborales largas. Por las mañanas los dejo en la escuela y me voy a mi oficina, paso por ellos, llegamos a casa, comemos y me sigo trabajando ya en casa. Pareciera que es un trabajo “cómodo” porque puedo estar con ellos por las tardes, pero a veces es muy estresante porque siento que estoy como holograma, porque me ven, saben que estoy ahí, pero no puedo realmente convivir con ellos. Claro, la ventaja es que me puedo organizar para llevarlos a clases por las tardes o a casa de sus amigos cuando tienen trabajo en equipo y bueno “repongo” ese tiempo por las noches. En realidad mis hijos no me reclaman verbalmente nada, pero veo que el chiquito a veces viene a pedirme que juegue con él y en ocasiones no puedo o la grande quiere platicar y yo tengo que postergar nuestra plática para otro momento… en teoría, ellos lo entienden pero veo sus caritas de frustración y se me parte el corazón. Quizá lo más complicado es que no solo necesito mi trabajo, sino que me gusta muchísimo, es decir, no estoy en el discurso de que trabajo porque si no con que comen mis hijos, creo que podría trabajar menos sin que a ellos les faltara lo básico, aunque claro tendrían que prescindir de ciertos gustitos, pero el tema es que sí quiero seguir haciendo lo que hago, pero me da mucha culpa… no sé qué hacer, siento que mis hijos solo estarán un ratito conmigo y se irán, pero en este momento de mi carrera también…¿estoy siendo egoísta? ¿Qué puedo hacer?

(más…)