fbpx

Las complicaciones del duelo ante la pérdida de un ser querido por coronavirus

Mujer con cubrebocas de perfil, viendo hacia el suelo.

El día 5 de abril se dio a conocer el protocolo de manejo de cadáveres por coronavirus que sin duda tendrá complicaciones en el duelo de muchas personas. Oliva López Arellano, secretaria de Salud de la Ciudad de México, confirmó que el proceso contempla la separación abrupta del ser querido, procesos de duelo, procesos de comunicación, así como de recepción y entrega de cuerpos en seguimiento a las instrucciones y protocolos funerarios y de sana distancia correspondientes, lo que implica que la familia pierde la oportunidad de tocar, besar o despedirse de alguna forma de su enfermo.

La guía de manejo de cadáveres por COVID-19 señala que la disposición del cadáver debe darse lo más pronto posible, de manera preferente por cremación por no representar riesgos para la salud. También estipula, en relación a la familia, que cada uno de los integrantes podrá recibir el pésame por parte de los familiares y conocidos en su casa, siempre y cuando no estén contagiados de SARS-CoV-2 o tengan sospechas de estarlo. Ello por supuesto no debe de implicar concentración de personas en áreas pequeñas, además de asegurar la adecuada ventilación del área de recepción y se tomen en cuenta los lineamientos de la de Sana Distancia.

El cuerpo sin vida sí se puede velar, pero no se aconseja que éste permanezca en el sitio más de 4 horas y, que mientras lo esté, el ataúd debe permanecer cerrado y con menos de 20 personas, siempre y cuando se pueda asegurar el metro y medio de distancia.

Todo esto supone una serie de dificultades en el luto y en el duelo que puede complejizarlo y hacerlo más duradero. Enfrentar la muerte con resentimientos y conflictos afectivos con la familia o con las amistades enturbia el proceso de duelo.

(más…)

¿Qué NO decir a una persona en duelo?

Si estas leyendo esto seguramente te has preguntado qué se debe decir y que no se debe decir en un momento tan delicado como el perder a alguien. Cuando esto pasa, no hay duda de que sale nuestro ser empático y sensible que trata de hacer lo correcto y que trata de ofrecer consuelo en las distintas ceremonias y ritos que, a través de los siglos han acompañado las despedidas de aquellos que amamos.

Con esa idea, durante generaciones los seres humanos hemos usado frases típicas como Te acompaño en el sentimientoLo siento mucho, aunque existen otras tan fuera de lugar que suelen ser muy dolorosas o incomprensibles para las personas que las reciben y que no deberíamos de decir a una persona en duelo. Veamos algunas de ellas:

“Está ahora en un mejor lugar”

(más…)

¿Por qué duele tanto la muerte de una mascota?

Hemos oído de los numerosos beneficios que tiene para la salud tener un animal de compañía; los niños que crecen con mascotas muestran una mayor empatía, autoestima y desarrollo cognitivo mientras que en los adultos mayores hay menor probabilidad de tener problemas de salud, genera más movilidad y una mayor sensación de bienestar.  Parafraseando a Arthur Schopenhauer, las personas que forman conexiones amorosas con los animales demuestran una mayor capacidad de amor, empatía y compasión, lo que nos hace mejores seres humanos.

(más…)

Muertes súbitas: la dificultad de hacer el duelo

La muerte inesperada paraliza y confunde más que una muerte esperada, por ejemplo en caso de una enfermedad terminal y, por las muchas formas en que esta muerte puede llegar, por lo que en México es cada vez más común conocer a alguien con esta problemática detenido en el dolor.
El abordaje de este tipo de duelo es diferente, en un principio, a cualquier otro.

Entre la vida y el duelo

Todos sabemos que la muerte es un proceso biológico compartido por toda la humanidad sin dudar. Yo tenía 3 años cuando mi abuelo falleció, ese fue mi primer acercamiento con ella.

   De su entierro no recuerdo nada, sin embargo, del velorio tengo muy nítidas las imágenes; observaba a todos, los seguía para ver a dónde iban o que hacían. Cuando tuve la oportunidad, arrastré una silla para ver a mi abuelo en el féretro, parecía muy tranquilo, nada similar al bullicio y el desfile de comida que desfilaba entre los y las asistentes.  Algunos Tanatólogos llaman a eso (más…)