fbpx

En tiempos del coronavirus

Persona al interior de su casa, observando el sol desde unas persianas.

Con las secuelas que ha dejado y que sigue dejando esta pandemia, todas las personas del mundo nos encontramos con cierta cantidad de estrés, ya sea por las personas que amamos, por lo que vendrá, por las deudas que se siguen apilando o porque has escuchado en las noticias que el virus tiene mayor carga viral (lo que lo hace más contagioso) o por el aislamiento mismo. Lo cierto es que confinarte en tiempos del coronavirus, con personas que no conoces bien porque el ajetreo diario te lo impide o por la incomodidad que nos causa no seguir nuestra propia rutina generan inevitablemente agobio.

El célebre psiquiatra Viktor Frankl, fundador de la logoterapia, decía: “No siempre elegimos las circunstancias, pero podemos elegir nuestra forma de vivirlas”.

¿Qué hacer entonces en situaciones como esta?
(más…)

¿Por qué nos enojamos más con las personas que más queremos?

A todos nosotros nos ha pasado que en un día cualquiera, el jefe nos grita, el trafico estuvo imposible, olvidas un compromiso y la comida estuvo terrible. Y cuando llegamos a casa un simple ¿Estás enojada? o un ¿Qué te pasa? nos hace explotar como volcán como si nos agraviaran por tercera o cuarta vez en el día.

Después de experimentar una jornada tan mala, tenemos la necesidad de sacar toda esa tensión que hemos ido acumulando. Y claro, le suele tocar a las personas de más confianza adoptar el rol catártico y ser el punching bag (sin que tengan ninguna responsalbilidad de lo que nos pasa) para que nosotros nos liberemos del enojo contenido que traemos, y que no nos hemos atrevido a soltar en otra parte.

(más…)

¿Cuándo llamar a un psicoterapeuta?

Todos en algún momento tenemos un día horrible, nos sentimos cansados, tristes, no entendemos lo que nos pasa o nos sentimos muy estresados. Uno que otro día así es normal, pero cuando se vuelve una constante, definitivamente, para muchas personas, es una señal de alarma. Este es el momento para llamar a un psicoterapeuta.

Por desgracia, suele considerarse que solo se debe ir a terapia psicológica cuando alguna situación imposibilita nuestras actividades cotidianas. Lo malo es que a veces pensamos que ir al psicólogo es para locos y desechamos la idea como si no fuese necesario y entonces seguimos con el malestar de no poder comunicar lo que pensamos, reprimiendo las emociones por miedo, observando todo aquello que puede salir mal o simplemente sin poder decir no y como se puede ver, ninguna de estas situaciones imposibilita continuar con nuestro día a día, pero, nos dificulta en demasía seguir adelante.

Hombre tapando con ambas manos su rostro

Es por eso que quise hacer este breve artículo para darte una idea de cuándo es importante que dejes de darle largas y busques ayuda profesional.

Cinco señales definitivas de que requieres ayuda psicológica
(más…)

¿Qué es el trastorno límite de personalidad?

Personas famosas como Jim Carrey, Winona Ryder y el fallecido Kurt Cobain son algunos que lidiaron y siguen lidiando con el Trastorno Límite de la Personalidad. Por sus siglas, el TLP es definido por el DSM-5 como un patrón de inestabilidad en las relaciones interpersonales y sus afectos que suele estar asociado con frecuencia a traumas infantiles, aunque es común a principios de la edad adulta, entre los factores de riesgo para el desarrollo del trastorno se encuentran la negligencia y el abuso emocional, ser testigo de violencia doméstica, la criminalidad, el abuso de sustancias por parte de los padres y la separación parental.

(más…)

¡Siento morir! La crisis de angustia, qué es y cuáles son sus síntomas.

Es probable que alguna vez en nuestra vida hayamos experimentado esta crisis, que hasta el momento en que llegamos a urgencias o con algún médico le pone nombre: “Crisis de ansiedad”

Sabemos que los trastornos de ansiedad son de los trastornos con mayor prevalencia en la actualidad y muchas veces, están conformados por lo que se conoce como crisis de angustia las cuales se definen como la aparición súbita de miedo y malestar intenso con una duración variable que puede ser entre minutos y una hora los cuales vienen acompañados de taquicardia, mareo y dificultad para respirar (disnea) y sudoración fría, todos ellos síntomas congruentes que se presentan cuando sentimos miedo, aunque en este caso a gran escala. Dado que ocurren de forma súbita, las personas que lo experimentan creen que se trata de un infarto o consideran que están ante el peligro de una muerte inminente. Sin embargo, estas crisis no ponen en riesgo la vida.

(más…)

La mujer que lo hace todo: El síndrome de Wendy

Antes de que terminara el mes de junio les compartíamos lo que era el Síndrome de Peter Pan y cómo saber si alguien cercano lo padecía.

Pero, así como en el cuento, Peter Pan no está solo y por lo general Wendy lo acompaña.

Un año después de ser descrito el síndrome de Peter Pan se habló del complejo o del síndrome de Wendy, el cual se caracterizaba por resolver los problemas en los que Peter Pan se había metido. La personalidad Wendy, esta más presente en mujeres debido a factores culturales y educativos; el perfil descrito por el psicológo Dan Kiley, la describe como una rescatadora de su pareja al sentirse necesitada y querida, lo que suele estar asociado a una idea errónea de amor, la cual está asociada con abnegación, sacrificio y resignación, adjudicándose la responsabilidad de que no existan disgustos en su compañero de vida, permaneciendo en la búsqueda de la felicidad constante.

(más…)

Adultos que se comportan como niños: el síndrome de Peter Pan

En algún momento de nuestra vida nos hemos topado con personas que le huyen al compromiso, que no quieren independizarse de los padres y que a pesar de que los años pasen continúan sin querer asumir responsabilidades propias de la madurez. Son adultos que viven en el país de Nunca Jamás para no asumir el rol de padre, de pareja o de profesionista.

Eso es justamente el síndrome de Peter Pan, un conjunto de rasgos (más comunes entre hombres que en mujeres) que se caracterizan por mostrar gran inmadurez emocional en la vida adulta, lo que implica un desfase entre la vida cronológica y la edad emocional.

El perfil comportamental de estas personas fue descrito en la década de los ochenta por el psicólogo Dan Kiley en su libro El síndrome de Peter Pan, en el que puntualizo el comportamiento de sus pacientes, refiriendo que parecían estar estancados en la adolescencia y no eran capaces de desenvolverse satisfactoriamente sin la ayuda de otras personas. Otros síntomas del Síndrome de Peter Pan son:

(más…)

Cómo lidiar con el comportamiento tóxico

Era 1995 cuando la Dra. Lilian Glass, autora del libro Relaciones tóxicas, introducía el término tóxico en un contexto diferente a la que estábamos acostumbrados, hasta entonces solo lo escuchábamos en nuestras clases de química; en las características de algunos elementos de la tabla periódica y compuestos. Entonces, a partir de ese momento comenzaron a desfilar libros que describían ese comportamiento conservando dicho adjetivo o bautizándolos con otro nombre como el de vampiros emocionales.  

Hombre en cuclillas con una máscara antigases sosteniendo un ramo de flores.

Pues, aunque es fácil pensar que la gente es tóxica porque se ponen piel de oveja siendo unos lobos que solo quieren minar tu autoestima, la realidad es que estamos hablando de comportamientos, no de personas. Y lo explico así porque probablemente la persona no se dé cuenta del daño que hace y es un indicativo de que la persona necesita ayuda psicológica, justamente para cambiar estos comportamientos, aunque también es cierto que este tipo de personas no están interesadas en cambiar ¿y por qué habrían de hacerlo si la jugada, por lo general, es ganadora?

(más…)

La dificultad de soltar a los hijos

“Reconocer que una madre no ha sido una buena madre es duro y no siempre se puede llegar a dicha conclusión.”
Gema Lendoiro

Hablar acerca de la relación de la madre con sus hijos es imaginar a estas madres que tienen como prioridad atenderlos y darles las herramientas necesarias para que en algún momento puedan valerse por sí mismos, una madre que les nutre no sólo de alimentos sino de los elementos necesarios en su desarrollo personal haciéndoles saber que son importantes en la vida y que sus propias decisiones, así sean errores, pueden trascenderlos. Cuando se habla del control de alguien hacia otro ser humano, se tiene la idea de que es alguien que es una especie de dictador (como cuando nos referimos a una persona que no permite a otro desarrollarse plenamente en su potencial) lo que menos se piensa es ver la figura de una madre que no dejará crecer o dejará libre a su hijo o hija.

Una madre con rasgos de personalidad tóxica, que no permite soltar las riendas de la vida de sus hijas e hijos, manifestará conductas y palabras en su contra, sutil o abiertamente. Un claro ejemplo de los mensajes que llegan a decir a sus hijos es el famoso, “es por tu bien”, que no sólo muestra poca sensibilidad sino que nos habla de ese poco respeto que se tiene hacia la otra persona. Una madre, en la medida de lo posible, da lo que puede con los elementos que tiene, y nos referimos a los ámbitos de los económico y lo emocional. No obstante, para algunas madres, dar no es lo suyo, sino retener. Una característica de una madre que quiere o pretende controlar todo lo que dice, tiene, hace, decide o piensan sus hijos, radica en el hecho de cómo educa a sus hijos. Desde la aceptación a toda prueba de que esa responsabilidad es totalmente asunto materno, dando a entender que sus propios hijos no tienen ni tendrán capacidad alguna para decidir algo respecto a su propia vida. Una madre promedio creemos que podría decirle a cualquiera de sus hijos, “quiero que seas feliz”, y seguramente le impulsará a que en algún momento pueda valerse por sí mismo llegado el momento. Sin embargo, para una madre que pretende y tiene todo el control dentro de su hogar, ese tipo de ideas no pueden ser aceptadas, nulificando así, cualquier indicio de independencia por parte de sus hijos y sobre todo a cualquier edad. Un dato interesante respecto a este modo de vida de madres que no le permiten a sus hijos crecer, es precisamente que creen en lo profundo de su ser que lo que hacen lo hacen realmente por amor, o mejor dicho, desde una idea retorcida del amor, aquella idea que nos habla de que los hijos le tienen que agradecer todo a sus padres y que quedarán en deuda el resto de sus días. Cuando se observa de cerca que muchos hijos e hijas de madres que no permiten a sus hijos crecer o soltarse, es común poder ver la indecisión, la falta de voluntad, sobre todo, cuando mamá es quien está diciendo día a día, cómo deberían ser y cómo deberían actuar, no existe esa identidad propia por parte de los hijos. La madre cree firmemente que sus hijos le pertenecen y que no tienen ningún derecho a irse o a abandonar a esa familia nuclear.

(más…)