Entre la vida y el duelo

Todos sabemos que la muerte es un proceso biológico compartido por toda la humanidad sin dudar. Yo tenía 3 años cuando mi abuelo falleció, ese fue mi primer acercamiento con ella.

   De su entierro no recuerdo nada, sin embargo, del velorio tengo muy nítidas las imágenes; observaba a todos, los seguía para ver a dónde iban o que hacían. Cuando tuve la oportunidad, arrastré una silla para ver a mi abuelo en el féretro, parecía muy tranquilo, nada similar al bullicio y el desfile de comida que desfilaba entre los y las asistentes.  Algunos Tanatólogos llaman a eso Sigue leyendo

Depresión Decembrina: cuando la navidad duele

Llega diciembre y las calles se visten de verde y rojo, de luces y destellos. Para algunos, se inaugura la temporada del año que con más alegría esperan, pero para otros, es cada vez más común que llegue la acompañante indeseable y que llaman depresión.

nikola-jelenkovic-8263

La tristeza, la sensación de soledad y la nostalgia parecen ser los ropajes de estas personas y para algunos, va más allá de ser etiquetados como “grinch”

Sigue leyendo

Los niñxs, la muerte y el duelo

Hablar de la muerte es para cualquier persona algo tan delicado como complejo. Más aún cuando es necesario hablar de esto con una niñx. Bowlby (1980) teoriza al respecto comentando que la información de la muerte de una persona allegada llega a los niñxs muchas veces de forma ambigua, ya que el adulto no sabe qué decir ni cómo decirlo, y por esto las consecuentes respuestas que tienen los niños para afrontar la situación muchas veces no es afín con la misma. Sigue leyendo

LA NAVIDAD EN DUELO

file4451292540297Cuando Diciembre llega a cada casa en imposible no notar los pequeños cambios que se pueden apreciar desde las ventanas de los vecinos: se empiezan a engrandecer los espacios de la sala para hacer lugar al árbol, las series navideñas comienzan a destellar para cambiar el led fundido, nochebuenas aderezan el conjunto. En otros hogares se notan cajas los fines de semana, desempolvando las esferas almacenadas.

En los mercados se ven las figuras que pueden reemplazar la que por accidente quedo pulverizada en el piso, el heno y las esencias de manzana canela terminan con el toque final de sabernos cerca de la Navidad, para muchos esta preparación trae esperanza, calidez y felicidad. Para otros la Navidad representa el más cruel desafío: cuando sentimos una gran ausencia en nuestro corazón.

Cuando eso pasa, ya no hay ansía o expectación para estas fechas, las luces no son ya tan brillantes, el árbol se vuelve sombrío y ni los olores son suficientes para quitarse la pesadez, las ganas de nada. La necesidad de detener el tiempo.

Sigue leyendo