fbpx

Thich Nhat Hanh establece que la mente divaga constantemente de pensamiento a pensamiento sin ser capaz de detenerse y focalizarse para vivir plenamente el día a día y disfrutar de la vida con mayor plenitud (Tomado de Simón, V.M. s/f) y es que nos caracterizamos por tener una serie de asuntos que vamos llevando a cuestas de aquí para allá sin percatarnos exactamente de qué ocurre en nuestro interior con certeza. En no pocas ocasiones actuamos como si estuviéramos en una especie de piloto automático contestando el teléfono, revisando correos, desayunando y pensando a qué hora será más conveniente salir para que el tráfico no entorpezca tus otras actividades del día. No obstante, poner atención en lo que se está haciendo, sin que nos distraigan nuestros pensamientos, no es tan fácil como pareciera porque constantemente estamos divagando, de hecho, requiere tiempo aquietar nuestros pensamientos y dejar nuestra “mente de principiante”.

Pero para poder enfocarnos hacia algo en específico, desde la perspectiva de la atención plena es algo diferente. Mindfulness, cuya traducción más precisa sería atención consciente, busca el que prestemos atención al momento presente de una forma intencionada.

Componentes de la Atención Consciente

¿Qué hace una persona cuando piensa/actúa con plena consciencia?nature-sky-sunset-man.jpeg

  1. Se apertura a la experiencia

Se refiere a la capacidad de observar la experiencia sin interponer el filtro de las propias creencias. Es decir, se trata de recibir la experiencia; si nos detenemos a clasificarla como buena, mala, inesperada fuera de tiempo, etc. El propio juicio nos impide tener la apertura necesaria.

  1. Acepta

Se trata de aceptar los eventos, los pensamientos y los sentimientos tal cual son. Aunque la aceptación va de la mano con el no enjuiciar, la persona que experimenta la atención consciente no quiere cambiar esos eventos y no pone defensas ante ellos. La aceptación, vista desde este sentido, es entender que lo que está sucediendo está sucediendo y no hay manera de que sea de otra forma.

  1. Deja pasar

Ningún pensamiento, deseo, sentimiento deben de generar algún apego. Ninguno se estaciona, todos deben fluir.

Mindfulness y su aplicación clínica

El Mindfulness es una disciplina que desde hace algunos años se viene implementando

2967502443_075e6e01f9_zen terapia psicológica, ya que es una poderosa herramienta en consulta justamente por los 3 componentes. Muchos de nosotros como seres humanos durante nuestro desarrollo, hemos disociado aspectos de nuestra experiencia que pueden amenazar el sentido de afiliación. Como consecuencia de esta disociación, dejamos de ser conscientes de una parte de sus emociones, que siguen produciéndose a nivel orgánico e influyendo en algunas de nuestras conductas. Por consiguiente, la integración en la conciencia de la experiencia orgánica para Safran y Muran (2005) es uno de los objetivos de la psicoterapia, y que dicho sea de paso, también se considera un prerrequisito para ejercer como terapeuta. Para estos autores, sólo puede conseguirse mediante el aprendizaje experiencial, la disciplina de mantener la atención en el momento presente y el ejercicio de la aceptación. Por lo tanto, la práctica del mindfulness coadyuva el proceso terapéutico en la integración de aspectos disociados del self.

Por otro lado, Hayes (2004) considera que la psicología clínica ha enfatizado excesivamente el cambio y que conviene reconocer y examinar la importancia de la aceptación. Las personas incurren en conductas desadaptativas en un intento de evitar las experiencias displacenteras. En la medida en que pueden aceptar que esas experiencias son ocasionales y limitadas en el tiempo, no necesitan recurrir a tales conductas. Al mismo tiempo, los enfoques de la también llamada conciencia plena, enseñan al cliente a tomar conciencia de sus pensamientos y sentimientos y a relacionarse con ellos de una forma más amplia, desde una perspectiva descentrada como sucesos mentales transitorios, en lugar de como reflejos del self o como necesariamente ajustados a la realidad.

Puesto que la atención tiene una capacidad limitada, el hecho de no entretenerse elaborando secundariamente los pensamientos y sentimientos deja disponibles más recursos para procesar información relacionada con la experiencia actual accediendo a información que habitualmente no se atiende, lo cual da lugar a una perspectiva más amplia de la experiencia inmediata, en un ejemplo más concreto, a la par de un proceso terapéutico, el mindfulness ofrece la posibilidad de no estancarse en recuerdos dolorosos como los famosos “hubiera” (dado que la culpa es una emoción muy dañina, y puede arrastrar a las personas a sentirse pésimamente consigo mismas) en cambio, este le proporciona la pericia necesaria para que pueda observar las circunstancias pasadas sin que éstas afecten su presente.

La práctica continua del Mindfulness también está asociada con mejoras en la atención  sostenida y en la habilidad para cambiar intencionadamente el foco de atención. La auto-regulación de la atención conduce a la inhibición del procesamiento secundario, por lo que no se elaboran los pensamientos, sentimientos y sensaciones cuando aparecen, el hecho de no entretenerse en ello deja disponibles más recursos para procesar la experiencia.

9572408128_77f20045c4_zExisten enfoques psicoterapéuticos que incorporan la conciencia plena con mayor precisión como son: la Reducción de Estrés Basada en la Conciencia Plena (MBSR), la Terapia Cognitiva Basada en la Conciencia Plena (MBCT), la Terapia Dialéctica Conductual (DBT), la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) y la Terapia Breve Relacional (BRT), todas ellas con un corte más conductuales. Sin embargo, se vuelve incuestionable que las diferentes orientaciones teóricas están progresando al incorporar elementos que, como ya hemos visto, las hacen confluir. Al final del día, la psicología persigue en sí el equilibrio entre el cambio y la aceptación junto con la expansión de la conciencia.

Finalmente, no olvides que nos encanta recibir tus opiniones y sugerencias para próximos contenidos, hasta el próximo leencuentro.

 

Referencias:

HAYES, S.C. (2004). Acceptance & Commitment Therapy, Relational Frame Theory, and the third wave of behavioral and cognitive therapies. Cognitive and Behavioral Practice, 9, 58-66.

SIMÓN, VM (s/f) Mindulness y neurobiología. Revista de Psicoterapia: Universidad de Valencia. Vol. XVII – Nº 66/67

SAFRAN, J.D. Y MURAN, J.C. (2005). La alianza terapéutica. Una guía para el tratamiento relacional. Bilbao: Desclée de Brouwer

Facebook Comments

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: