¿Rumias tus pensamientos?

Las vacas y nosotros tenemos algo en común, y no es que tengamos un par de orejas y un par de ojos. Como sabemos las vacas tienen una característica en cuanto al edited-img_8002proceso digestivo que poseen, después de haber tragado el alimento lo regresan de alguna de sus cavidades gástricas para poder seguir masticándolo.  Nosotros hacemos lo mismo con nuestros pensamientos, en vez de liberar todos esos pensamientos nocivos, los regresamos y le damos no solo una sino decenas de vueltas.

Sí!, lo que piensas, y cómo lo piensas,  puede hacer la enorme diferencia entre ser pleno o sufrir… y es que queremos tener el control de nuestras emociones pero no empezamos por controlar la mente. ¿Recuerdas la última vez que te preocupaste por algo? Quizá puede ser Sigue leyendo